Skip to main content

Sauco - La sanación

En el mes de noviembre del año 2010 se abrió en Portugal y en Francia una historia médica con la frase "bouffées delirantes aiguëes", y en diciembre del mismo año apareció en Colombia un diagnóstico de “trastorno bipolar” para una joven de 23 años que recién terminaba su Maestría en derecho del arbitraje y comercio internacional.
Esa joven soy yo, y hoy comparto en homenaje a todos aquellos que han hecho frente a una enfermedad, algunos trozos íntimos de este ámbito de mi vida.

Decidí nombrar estos poemas “sauco” pues recordaré siempre las aguas aromáticas preparadas con las flores de esa planta por mi adorada abuela materna, María Aracely Caro Gonzalez.
Espero que estos escritos lleguen a ti, como las agüitas aromáticas de una abuelita que sana con magia amorosa cualquiera de nuestros males. 

A lo largo de este camino, algunos profesionales médicos con los que he "trabajado" me han invitado a no encasillarme con un diagnóstico y enfermedad de “bipolaridad” sino con una “fragilidad”, y con unas “defensas hipomaníacas” que por momentos pueden surgir. He aceptado esa invitación desde una óptica de sanación... 


Sin embargo, y aunque entiendo que las precisiones del lenguaje otorgan o no poder, lo que no generó nunca distintas interpretaciones ni da hoy lugar a ello es que desde mi "primera crisis" o el "primer episodio" me fue necesario -léase obligatorio, iniciar cotidianamente -y de por vida, un tratamiento médico de “base” (litio) y que en caso de "crisis" ou de "alerta" agregar sedantes y otros medicamentos que me permitan volver a la estabilidad emocional "eutimia"...

Me fue indispensable también, el ser (al fin) consciente de la necesidad de llevar a cabo un profundo seguimiento terapéutico que acompañara la revolución en mi ser, el dolor para el árbol familiar, el pasado turbulento, la búsqueda constante de respuestas, el amor sobre protector que suele ahogarnos, los rezos profundos, y todo lo tantisimo más que despierta una fragilidad a nivel psiquiátrico.

Desde mis 23 años, sé entonces lo que es el “zolpidem”, el “risperdal”, el “ácido valproico”, la “quetiapina”, el “tercian”, el “lamictal”, el “litio” y algunos otros más… Sé también lo que es un delirio, un desequilibrio de los neurotransmisores, una actividad o una inercia extrema a nivel mental, el peligroso insomnio, el descanso obligado, el flotar en un lugar que no es la realidad consciente con voces, gritos, miedos, interpretaciones, misticismo y en dos ocasiones con bomberos y hospital.

Desde mis 23 años, el amor ha sido mi más dulce salvación.

Solo puedo manifestar un profundo GRACIAS a mi esposo, a toda mi familia, a mis amigas y amigos.

Un profundo GRACIAS también a todos los terapeutas y guías espirituales con quienes sigo aceptando (siempre con dosis altas o bajas de dolor), todos los aprendizajes y  las experiencias que me ha entrega esta “fragilidad” llamada científicamente “bipolaridad”.

Hoy valoro la suprema importancia de contar ANTE TODO conmigo misma, pongo en marcha el termómetro de la mesura,y sigo entendiendo que este camino no tendrá fin en esta encarnación. Fue mi elección antes de nacer, como se leería en el universo del Alma...

Tristeza

Amistad en mutismo.  Ausencia presente.  Mezcla de canas y uñas que ya no quieren ser cubiertas.  Interrogante artístico y de competencia intelectual.  Saudade de brazos maternos en madrugada enfermiza. Partida y proyecto excluyente. Repugnancia d...

Siete

Siete arcángeles te cuidan en los siete días. Siete vidas tiene un gato para ver maravillas. Siete son los sacramentos de la familia de fe, así como siete los chacras que circulan sin café. Siete cantos épicos compondré. Siete cuentos escribiré. Sie...

Melcocha de versos

  El pasado nubla, el permitirse el presente. El pasado escucha, lo que necesita la mente.   Son turbulentas las horas, en que dejo de ser Doctora, de sanar mis neuronas, inmortalizando la aurora.   Cuando la luz aunque encendida no ilumina las ...

Me gritó

  Me gritó como nunca, ultrajó mi coraje, me violó sin rozarme, sin tan solo mirarme. Me escupió con vileza, me arrastró sin cesar, bofeteando el anhelo, el terapéutico despertar. Se burló de mis labios rojo almíbar en paz, afirmando con botas, el o...

Sanación

Se han ido grises torbellinos asfixiando el canto del diamante en nido. Volaron las torturas enfermas, la raíz agria, la mala hierba. Murieron un día en el purgatorio pues no hubo más pasado, presente ni futuro en sufrimiento. Llegaron frutos de esmer...

Loxapac

Con los cuencos tibetanos y por ti amor gitano, salgo del pantano y de la violencia de años. Rabia y tristeza, frustraciones y vileza, un camino tortuoso que no borra la maleza. ¿Por qué he de tomarme aquel “comprimé”**? Para a ti calmarte y que no p...

8h47am

Así… Suena el agua cayendo, acompañada por la marimba que otrora sanó el viento. Se entiende… Que el dolor es mensajero, coraje, paz, ala, motor, sonajero. Se llora… La partida de un amor, la banca rota que vacía, la enfermedad que aqueja. Se descu...

Para sauco

Soñé. Que tú me amabas como esposo, como amante. No como padre ni profesor. Grité. No soporté más el control, la vigilancia, la atención. Dormí. Solo un poco, pues tu brazo no encontró el mío. Desperté. Despertaste. Quise divorciar y aún seguimos ju...